h1

Interrogante

2 diciembre, 2016

interroganteFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

“Nací, crecí y morí. ¿¡Qué más quieres de mí, Dios!?”, clamó el hombre a la oscuridad que lo envolvía.

No hubo respuesta. Al menos audible.

h1

Adiós (forzoso)

23 octubre, 2016

mama-esta-muertaFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

Mamá plantóse en la puerta del cuarto, reclamándole que enderezara su vida.

Dominando el temblor, tomó aire y armándose de valor atrevióse a decir “no deberías estar aquí”.

Mamá recriminó su insolencia. Él, atrevióse a tocarla en el pecho, atravesando su corpórea inmaterialidad.

Aterrada, mamá gritó, evaporándose.

h1

Silogismo IV

16 octubre, 2016

dinosaurio-en-la-ciudadSimón Dragnic/Francisco Machalskys

@CuentoExpress

La cara del niño era de súbita resolución.

–¿Cuando los dinosaurios existían empresarios y fábricas contaminantes?

–No había siquiera humanos. ¿Por qué preg…?

El chico salió a jugar.

En su cama, mamá encontró un panfleto de los Testigos de Jehová: “La extinción de especies… ¿Dios lo permite?”

h1

Resumen de noticias

12 octubre, 2016

descubrimientoFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

“Preparábamos el almuerzo cuando aparecieron tres armatostes flotantes a la deriva. Descendieron hombres pálidos, hambrientos y sedientos. Tras saciarse, clavaron una estaca con una tela. Cargaron alimentos que les dimos y regresaron a sus artefactos. ‘Nunca más volveremos a verlos’, aseguraron los shamanes”.

Guanahaní, octubre 12, 1492

h1

Contrato social

3 octubre, 2016

bloody-trumpFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

Mamá casi lloraba al enterarse que el candidato conservador, abiertamente proclive a recortar fondos sociales, había evadido impuestos.

–Demostró que es inteligente- ironizó el hijo, buscando arrancarle una sonrisa.

–Sí. Y obviamente el resto somos imbéciles.

“Tan guapo que estaba calladito”, lamentóse éste, pronosticando un vendaval doméstico.

h1

Martirio (Fábula sin moraleja V)

30 septiembre, 2016

mujer-entre-hombresFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

Llegó al infierno.

Hordas masculinas, a imagen y semejanza de su deseo, procurábanla.

“Es el Paraíso”, Aclaró. “Compruébalo”, susurró una escalofriante voz.

Palpóse; habíase virginizado. Aterrada, introdujo un índice; su interioridad sorbióle el antebrazo hasta el codo.

Comprobó que los sueños húmedos carecen de género.

 

h1

Déjà vu IV

21 septiembre, 2016

pesadillaFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

Sus más temidas pesadillas tomaron por asalto el curso de su vida, como detalladamente –con conciencia o sin ella, para colmo- había proyectado.