h1

De raza II

27 mayo, 2015

mujer judiaFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

Al estrecharle la mano, reparó en el antebrazo de su suegra aquellos números tatuados.

Su novia pidióle discreción.

Sentía vergüenza. Pero de su propia hueste, que en el konzentrationslager siempre la despreció por no hablar yiddish.

Despechada, quizás, aceptó huir con aquel oficial alemán, su hoy esposo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: