Posts Tagged ‘Dios’

h1

Sacramento (Plegaria VI)

26 julio, 2017

Francisco Machalskys

@CuentoExpress

Estrenábase el cura rural con un bautizo.

–¿Se llamará…?

–Segundo.

–Lo acompañará de un nombre bíblico…- observó antipático el religioso.

–Sólo Segundo- recalcó el papá- porque Dios es Primero…

Quedóse de piedra el oficiante.

Completó el sacramento el propio campesino, musitando “Deo gratia”,  partiendo en paz…

h1

Pared viva VI

8 mayo, 2017

Francisco Machalskys

@CuentoExpress

“El éxito radica, no en creer en Dios, sino en que Dios crea en ti”

 Teólog@ funcionalista

h1

Interrogante

2 diciembre, 2016

interroganteFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

“Nací, crecí y morí. ¿¡Qué más quieres de mí, Dios!?”, clamó el hombre a la oscuridad que lo envolvía.

No hubo respuesta. Al menos audible.

h1

Pared viva III

21 marzo, 2016

dios graffitiFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

“Cree… y crea”

                                         Dios

h1

Plegaria V

12 diciembre, 2015

plegariaFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

“Aleja al maldito vecino ruidoso”, imploró al santo de su devoción.

El santo intercedió ante Dios. “Puede cumplirse, otorgando al ruidoso el premio de lotería destinado a tu devoto”.

“Sea”, respondió éste, desalentado.

………………………………………………………………………………………………………………………………………

Mudado el molesto, el devoto encendió velas y elevó loas. El santo aceptólas culpablemente.

h1

Opinión pública

28 enero, 2015

entrando al cieloFrancisco Machalskys

@CuentoExpress

–¿Pretendes entrar, habiéndote suicidado?- dijo Dios al recién ascendido.

–Morí en un naufragio- argumentó.

–Decidiste ahogarte, sabiendo nadar… todo veo, recuerda.

–Para todos fue un accidente. Fui velado en funeral cristiano…

Entró. “Puedo desmentirte… tengo toda la eternidad para hacerlo”, aclaró el Altísimo.

El favorecido sonrió de soslayo.

h1

Déjà vu

25 diciembre, 2013
¿Existimos... o somos el recuerdo de lo fuimos?

¿Existimos… o somos el recuerdo de lo que fuimos?

Francisco Machalskys

Twitter: @CuentoExpress

–Todo comienza y termina… – enseñó el maestro.

–Entonces, ¿el universo…?- inquirió el acólito, presa de mayéutica angustia.

–En el cielo titilan estrellas extintas milenios ha.

–Pero… usted… yo… aquí…

Sucedióse la tarde, devenida en noche.

“Mañana será nuevamente de día”, pensó el acólito.

Imploró, más que pensar.